Derechos Autor bajo licencia Creative Commons

viernes, 25 de junio de 2010

¿Crear o luchar?

¿No resulta curioso que la mayoría de las personas con las que has hablado esta semana tengan mejores cosas que hacer que trabajar?; ¿Realmente enfocamos nuestro trabajo como supervivencia o como una forma de disfrute?. Sin duda estoy convencido de que a la mayoría de nosotros nos cuesta asumir que la vida es un todo holístico y que no existen compartimentos estancos como "lo profesional" o "lo privado", "los amigos" o "la familia".

Esta sociedad en la que vivimos está formada por individuos que confían en que algo o alguien superior interceda por ellos ante su futuro profesional, su bienestar social o su salvación espiritual. ¿Acaso alguno de nosotros nos planteamos que ahora mismo estamos construyendo nuestro futuro?, ¿acaso alguno de nosotros aceptamos que somos responsables de lo que nos está ocurriendo ahora mismo?. Sí, justo ahora.

Nuestras empresas hacen o posible por orientarse a la sociedad demostrando diariamente su compromiso. Cada vez más instituciones públicas o privadas intentan acercase al público en general a través de su web, con lacónicos intentos de interactuar a través de redes sociales o incluso insertando posts en los blogs más populares. La única forma de generar comunicación en ambos sentidos con la sociedad es sintiéndose responsable por todo aquello que no nos gustaría que esa sociedad supiese de nosotros. No estoy hablando de perder la privacidad, estoy hablando de la responsabilidad individual por todos y cada uno de nuestros actos, pensamientos o deseos. Os habéis preguntado alguna vez cómo sería nuestra vida si cada pensamiento se proyectara sobre el techo como los antiguos cineExin. Cambiaría la película, ¿no?. Alguna empresa de rating no estaría muy cómoda si sus edificios proyectaran en el exterior sus verdaderas intenciones.

Si la mayoría de nuestros esfuerzos diarios fueran en la línea de poner en práctica nuestros deseos, quizá nos costaría mucho menos levantarnos para ir a trabajar. Si la mayoría de las empresas tuvieran la certeza de estar generando valor para todos y cada uno de los stakeholders, no tendrían que hacer esfuerzos de comunicación para llegar a su público objetivo, el público objetivo estaría esperando cada nuevo paso. No es cuestión de falta de financiación o restricciones a la inversión, la clave está en tener claro tu propósito. Y esto del propósito es aplicable a las empresas y a las personas. Una vez hay propósito y deseo de llevarlo a cabo, el resto surge mágicamente.

Hace una semanas descubrí gracias a mi amigo Craig un video que es de obligado visionado para la mayoría de los que estéis interesados en saber algo más sobre cómo pasar a la acción de forma consistente (Google: Simon Sinek: How great leaders inspire action). Simon Sinek detalla el porqué de empresas o líderes que han hecho realidad sus planteamientos, sus propósitos. ¿El secreto?. No te lo voy a contar, el vídeo es de obligado visionado. Sólo te anticipo que tiene ver mucho con esto del propósito.

A estas alturas ya te estarás haciendo la pregunta de cómo construir un propósito personal o empresarial. En tu caso, empieza por preguntarte por lo que realmente importa en la vida. Ahora recapacita por todo lo que has hecho en esta semana que no encaja con ese propósito. Y ahora más tarde deja de leer este artículo porque estarás encontrando justificaciones para no haber llevado a cabo lo que realmente te importa, y seguro que las encuentras. ¿Entiendes ahora lo de crear o luchar?.

En cuanto al propósito de una empresa, lo dejo para posteriores posts.

Seguimos hablando.
Quantum Markethink - El blog de Bernardo Crespo, Actualizado en: 6:50 p. m.