Derechos Autor bajo licencia Creative Commons

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Wikileaks y la prueba del CinExin®

Hace unos meses hacía una reflexión sobre la posibilidad de que la ausencia de privacidad en nuestros pensamientos cambiara el mundo.

En un post de julio de este año (quantum markethink: La prueba del CinExin®) esbozaba una teoría basada en lo diferente que sería el mundo si nuestros pensamientos se proyectaran sobre cualquier superficie, de forma simultánea, visibles para todo el mundo. Básicamente lo que proponía era la ausencia de privacidad de nuestros pensamientos. Como consecuencia, todo aquello que pasara por nuestra mente quedaría revelado a la humanidad en el mismo instante en que se produjera ese pensamiento. A raíz de esa reflexión, la primera derivada sería que la mayoría de nosotros evitaría tener pensamientos que pudieran herir a nuestros interlocutores.

Algo muy similar está ocurriendo en la actualidad con las filtraciones de Wikileaks. Han transcurrido menos de 5 meses desde aquel post y las revelaciones de Wikileaks están conmocionando a la opinión pública. Las primeras confidencias que nos llegan vía el diario El País, versan sobre opiniones y juicios de valor realizados por miembros de la diplomacia de EEUU. Todos los medios de comunicación están confiriendo categoría de verdad absoluta a estas filtraciones, cuando en realidad no son otra cosa que opiniones sumarísimas de tipos cuya valía podríamos cuestionar si conociéramos más en profundidad sus condicionamientos y creencias. La mayoría de los comentarios sobre los miembros del ejecutivo español fueron emitidos por el ex-embajador de EEUU en España, Eduardo Aguirre. Un norteamericano de origen cubano y tipo de confianza del ex-presidente George W. Bush. Conocido este hecho, yo me plantearía muy mucho tomar al pie de la letra sus juicios de valor.

Dicho lo cual, wikileaks es mucho más que los comentarios confidenciales de Eduardo Aguirre a la Secretaría de Estado del gobierno de EEUU. Wikileaks es la prueba del CinExin® en materia de secretos de estado.

Dado que somos una sociedad morbosa que anhela conocer la vida del de al lado a cualquier precio, la insana curiosidad de la mayoría de nosotros al acceder a secretos de estado nos hace inmediatamente elaborar nuestra imaginaria teoría de la conspiración. El guión de la ventana indiscreta de Hitchcock en nuestras manos. ¡Nunca fuimos tan morbosamente felices!

Afortunadamente Wikileaks ha conseguido que el mundo se vuelva más cauto a la hora de elaborar recomendaciones sobre política internacional utilizando el sistema de cable. Espero de corazón que las revelaciones de Wikileaks no solo cuestionen el sistema de comunicación, sino también el estilo y la frivolidad de del contenido comunicado. Espero que Wikileaks sea una llamada a la transparencia y a la honestidad de los que tratan habitualmente con información etiquetada de "confidencial".

¿Nos comportaríamos del mismo modo si nuestro interlocutor tuviera acceso a nuestros pensamientos?. Somos algo más que nuestra imagen externa. Ese es el problema, prestamos más atención a la imagen que proyectamos que a nuestra imagen interna. ¿Quiénes somos?. Hemos construido una identidad que no tendría razón de ser si no tuviera el visto bueno externo. El ok de los demás. Falta autenticidad en este mundo en crisis. Faltan líderes.

La prueba del CinExin® ofrecería más transparencia a esta sociedad carente de referentes. La prueba del CinExin® aceleraría el proceso global de la búsqueda de una identidad individual.

Seguimos hablando.

Quantum Markethink - El blog de Bernardo Crespo, Actualizado en: 10:29 a. m.