Derechos Autor bajo licencia Creative Commons

jueves, 19 de julio de 2012

"Paralegato" a favor de un ser humano.

Esto que quería escribir hoy no podía ser un alegato contra la crisis, porque suficiente pábulo tiene ya esa palabra. Yo no colaboro más con ese estado de ánimo.
Esto que quería escribir hoy es lo mas parecido a un tributo al ser humano. Y quería que fuera para un ser humano en concreto. Y es posible que más de un ser humano se sienta identificado en lo que va a leer ahora.
Y es posible que lo esté escribiendo ahora sea también para él o para ella.
Y estoy seguro de que es para mi amigo Rafa.

 ¿Quién te dijo alguna vez que no eras capaz?, ¿Quién te contó que tú no eras brillante? ¿Acaso no te ha contado nadie que tú eres único? Ya eres único. No hace falta que crees algo nuevo porque tu sola existencia, es única, perfecta tal y como es y está cumpliendo un propósito que es solo tuyo.
Y yo te admiro por ello.

Tu humildad te hace grande. Tu capacidad para reconocer que te sientes solo, abatido y asustado, demuestran tu coraje y tu fuerza.
Te admiro porque reconocer que te sientes pequeño, me da una pista de tu grandeza. Tu capacidad para asombrarte con cada conversación, revela tu voluntad de aprender. Tu disposición a la escucha y tu sabiduría.

Te admiro porque hoy escuchándote, he visto a un ser humano extraordinario que mostraba su confianza en otros seres humanos. Hoy me he sentido más cerca de ese mundo en el que me gustaría vivir. Ese mundo ya existe y tú me lo has mostrado. Te admiro porque saber pedir ayuda, demuestra que te reconoces a ti mismo como parte de algo más grande. Y solo ese gesto, te hace aún más grande.

Me has enseñado hoy que es posible declarase incompetente y ser consciente al mismo tiempo de que la competencia ya está contigo. Me has enseñado el coraje para reconocer que sentirse vulnerable es sentirse vivo. Me has enseñado que es posible admitir que  las cosas no salen como a veces nos gustaría. Y eso forma parte de nuestra existencia.

Me has regalado parte de tu sabiduría y de tu fortaleza. Y quiero mostrarte mi gratitud.  Después de escucharte hoy, tengo más esperanza que ayer. Gracias amigo. Te admiro por ello.

Yo he sido capaz de jugar con el lenguaje al nombrar este post. He inventado una palabra para ti. Te invito a que te inventes a ti mismo. Deseo que desafíes quien crees que eres ahora, para recuperar tu inocencia y tu bondad. Intuyo que ese es el camino que te toca hacer para recuperar la fuerza que siempre has tenido. Hoy has mostrado tu grandeza.

Te admiro mi amigo.
Quantum Markethink - El blog de Bernardo Crespo, Actualizado en: 1:02 a. m.