Derechos Autor bajo licencia Creative Commons

miércoles, 26 de febrero de 2014

Emprender o Volver a ver la peli de #FB [una mirada al presente]

Para celebrar sus primeros 10 años de vida Facebook se embarcó en el ambicioso proyecto de producir cientos, quizás miles, de millones de vídeos en tiempo real. Lo cierto es que si hubiera sido una película, sería a estas alturas en menos de 1 mes de vida, la película más vista de la historia del cine. Y eso tiene su punto narcisista porque cada uno estaba viendo su propia película. ¿Quién dijo que cada uno de nosotros no tuviera su puntito narcisista? Y hasta cierto punto eso del narcisismo creo que tiene mucho más que ver con la autoestima y el amor por uno mismo, que con la renuncia a la autocrítrica. Me mola más esa visión. 

Dicho lo cual, quedarse ensimismado en la película de uno mismo es algo así como darse el gustazo de disfrutar de un helado de chocolate en un momento de decaimiento. Tiene su toque de relamerse las heridas. De parar y disfrutar de lo que fui. Hay melancolía  cuando se ve la peli por segunda o tercera vez. La primera vez es pura curiosidad -en mi caso por saber el algoritmo que utilizaría FB para la selección de imágenes y posts- la segunda y sucesivas es una oda a "cualquier tiempo pasado, fue mejor". Ahí hay algún "trabajillo" que hacer con uno mismo. 

Reconozco que no he visto más que dos veces mi peli y la segunda en mi caso fue inmediatamente después de la primera. Hace tiempo alguien me recomendó que los vídeos se ven dos veces. Y yo, disciplinado, siempre veo un video dos veces antes de formar opinión. Desde entonces, me quedé con la sensación de que repetir el visionado era más un bloqueo que el deseo de revivir el pasado con nostalgia. Sea cual sea el motivo, quería hacer una reflexión rápida. 

Creo que revisar el pasado tiene su sentido. Y también creo que el pasado es pegadizo como la resina en tu mano. Si lo sigues frotando, sigue igual de pegadizo y además se vuelve oscuro. En España la peli de FB se llamó "Una mirada al pasado". Y con una, basta -o dos, por ser permisivo. Pararse a ver todo lo ocurrido en tu vida sin mas propósito que re-vivir, es como decidir que ya no merece la pena vivir. Que lo vivido es más rico que lo está por vivirse o lo que se está viviendo ahora. 

Creo que el verdadero sentido de la palabra "emprender" está en aferrarse a lo que se está creando en cada momento y eso requiere una seria dosis de presente, de foco en lo que está ocurriendo ahora. Y el pasado tiene sentido para estar en el ahora. Y sin el presente, sin el AHORA, el futuro no deja de ser más que una una burda repetición del pasado. Y además, con la falsa esperanza de que lo que está por ocurrir, sea diferente. Harto complicado si el único referente es lo ya vivido.

Crear algo nuevo cada día, pasa por estar muy presente. Emprender es un acto puro de enfocar mi observador a lo que está ocurriendo ahora. Requiere dosis de análisis, de intuición, de visión estratégica y de estar presente. No es posible crear desde lo que fue o desde lo que fui. El mero acto de crear, supone desafiar lo que ya sé y dejar que una chispa me guíe para hacer algo nuevo. Y eso creo que solo se consigue con el coraje de afrontar que "no todo está escrito". Que mi vida se construye en cada momento, en cada instante que observo. Con ilusión y con el coraje de crear. Desde la excusa, desde la dificultad, desde el desánimo, desde la parálisis por seguir analizando es difícil crear algo nuevo. Un emprendedor tiene su puntito de inconsciente, de loco, de desafiante, de retador. Hay veces que pienso que cada minuto que dedico a re-pensar, se lo quito a crear, a emprender. 

Y ahora tú decides ver tu peli de #FB de nuevo o empezar a escribir tu próximo guión.
Quantum Markethink - El blog de Bernardo Crespo, Actualizado en: 1:34 a. m.