Derechos Autor bajo licencia Creative Commons

sábado, 6 de diciembre de 2014

5 pasos para "disfrutar" del trabajo

El miedo a descubrir que alguien está siendo más valioso que tú, es uno de los detonantes más poderosos de falta de colaboración en cualquier organización. ¿Cómo combatirlo?, ¿Cómo gestionar ese miedo cuando tú eres el sujeto "activo" de ese miedo?

Cuanto más leo sobre conceptos como "empresa consciente" o "liderazgo" más claro percibo el hecho de que las grandes organizaciones trabajan por silos y condicionan el desempeño global a la suma de desempeños basados en "egos" individuales. Lo cual,  lleva a paradojas absurdas como es el hecho de que dos departamentos se destruyan mutuamente y ambos tengan un desempeño sobresaliente. Esta destrucción tiene como consecuencia un desgaste individual y en muchos casos es causa de destrucción de talento. Y lo más relevante de este hecho, es que este problema es relativamente fácil de gestionar a nivel individual

Cada uno de nosotros hemos sentido alguna vez esa emoción tan agresiva que supone que alguien esté invadiendo nuestro terreno: ¿Por qué narices se mete ahora en mis temas?, ¡Este tema es de mi competencia?, ¡Esta bruja se va enterar de quién soy yo por haber presentado ese trabajo sin haberlo compartido primero conmigo!, ¡Me han robado la presentación!, etc. Por cierto esa emoción tan agresiva se llama MIEDO.

En los más de 3 lustros que llevo trabajando en grandes organizaciones, he visto esta reacción sobre una base diaria. Siempre se achaca a un problema de liderazgo, un conflicto no resuelto entre dos personas o a la mala intención de una de las partes. Fred Kofmann dice que es muy difícil ganar un partido cuando la defensa de tu equipo solo tiene el foco en que no le metan goles a su portero. Y no en ayudar al mediocampo y a los delanteros de su equipo a marcar más goles. Es posible que nuestra empresa acabe un año horroroso y nosotros un año excelente. Sí, esa paradoja es posible. Y ambas situaciones pueden sucederse de forma simultánea y posiblemente llevarían a la compañía a penalizar un buen desempeño individual. 

¿Es un problema de definición mejorable de metas u objetivos?, ¿Es algo que tengamos que aceptar porque es el día a día de cualquier grupo de trabajo?, ¿existe el juego limpio en una gran organización?, ¿se puede ser feliz en este tipo de organizaciones?

La mayoría de los trabajadores que triunfan en las grandes organizaciones son aquellos que dejan de concebir su trabajo como un espacio de competición. Maldita la escuela de negocios que enseñó a competir como clave del éxito. Muchos de los profesionales con cuarenta y tantos años que conozco, siguen concibiendo su día a día como un espacio de competición frente a otros competidores. Solo hay una forma de ser el CEO cuando el que dirige tu compañía ha sido recién nombrado. Monta tu propio negocio y deja de arruinar tu vida y la de los que tienes al lado. Solo hay un CEO por compañía. 

Creo firmemente en el hecho de que existe una forma de tener éxito en una gran organización. Y la clave es el disfrute. Aquí van 5 sencillos pasos a llevar a cabo:

1. Piensa en ti y no en los demás. No existe forma de triunfar si no se tiene claro qué es el éxito. La solución más sencilla es no confundir tu éxito con el fracaso de tu competidor. Todos los profesionales que admiro, son tipos y tipas que han decidido dejar de luchar. No conciben su trabajo como un espacio de lucha, sino como un espacio de creación. Todos tenemos un don especial, piensa en el tuyo y construye un plan para emplear la mayor tiempo de tu vida "creando" a diario haciendo uso de ese talento único.
 
2. Sigue pensando en ti y pide ayuda. Te sorprenderías la cantidad de veces que podrías haber solucionado un problema rápidamente con tan sólo pedir ayuda. ¿Seguro que todos en tu compañía te van a ayudar? La respuesta es que no lo sabes hasta que no haces tu pedido. Las grandes organizaciones están plagadas de cínicos que han renunciado a pedir ayuda. Si la respuesta es no. Abre un espacio de conversación para conocer los motivos. Te sorprendería a dónde te puede llevar esta nueva conversación.

3. Fija tus limites. Aprende cuáles son tus competencias, tu responsabilidad y pregunta  por lo que se espera de ti. Es imposible satisfacer a un jefe que no te ha definido lo que espera de ti. He conocido a algunos que no saben definir lo que esperan de sus colaboradores y no conozco a ninguno que pueda evaluar negativamente un desempeño, cuando su colaborador le preguntó qué esperaba de ella o de él y ese compromiso fue fijado de forma clara. Definido ese compromiso, céntrate en cumplirlo poniendo el foco en no destruir el de los demás.

4. Aprende a crecer con los conflictos. La mayoría de los conflictos en las grandes organizaciones -y en las pequeñas- son conversaciones nunca mantenidas, conversaciones pospuestas o eludidas. La resolución de un conflicto es tu responsabilidad y no la de tu jefe. Y cuando el enfrentamiento es insalvable. Involucra a la persona que os dirige a ambos. Si este no quiere resolverlo, decide si quieres seguir trabajando para alguien que no tiene la capacidad de resolver conflictos. Un conflicto es potencialidad pura para ambas partes. Al final de un conflicto, siempre hay un nuevo espacio de posibilidades para ambas partes. Los conflictos son un espacio de creación y crecimiento. Para el que no hay posibilidades, es para el que concibe los conflictos en términos de "ganar" o "perder". Esa persona ya está muerta en vida. 


5. Emplea todo tu tiempo en crear. Piensa cada día en qué puedes crear en el espacio de tus competencias. El ser humano es creador. Incluso un perfil destructivo tiene una gran energía creadora (con la polaridad alterada). Es muy difícil estar triste, enfadado o frustrado cuando tu foco está en crear. Puede que estés bloqueado. Crea entonces la forma de salir de ese bloqueo. Al igual que no es posible estornudar con los ojos abiertos, tampoco es posible estar ofuscado, criticar o quejarse cuando tu foco está puesto en crear. Cuando decides emplear toda tu energía en crear, el siguiente paso es  ordenar toda esa energía con un propósito. Doy por hecho que eso ya lo has resuelto en el punto 3. 

Dicho lo cual, si no eres feliz en tu empresa, déjala. Y hazte el favor de enfrentar los miedos a dejar tu trabajo. Posiblemente te hagas el mayor de los favores de tu vida: "Perder el miedo a perder tu trabajo". Es difícil crear cuando se tiene miedo a perder tu trabajo.


Otros post relacionados: 



Quantum Markethink - El blog de Bernardo Crespo, Actualizado en: 12:09 a. m.